Musaka

Musaka

No os voy a engañar, esta receta no es ni de las más rápidas ni de las más fáciles pero está increíblemente buena. Os aseguro que, aunque el proceso es bastante elaborado y lleva su tiempo, si aprendéis a hacerla triunfaréis, tenéis mi palabra. En casa aún se están relamiendo y ya me están pidiendo que la repita y no es para menos, jaja.

Y es que la musaka, plato griego conocido internacionalmente, se tiene bien merecida su fama. Para los que no la conozcáis todavía, la musaka es prima hermana de la lasaña, con la principal diferencia de que, en lugar de capas de pasta tiene capas de berenjena sofritas, lo cual para una amante de la berenjena como yo, la hace aún más deliciosa.

Aquí os dejo la receta para que lo comprobéis vosotr@s mism@s.

Utensilios

  • Sartén
  • Bandeja

Ingredientes

  • 1’2kg berenjenas 

Para el relleno

  • 500g cebolla
  • 1 zanahoria
  • 1 rama de apio
  • 800g tomate triturado
  • 300g calabacín
  • 100g soja texturizada
  • 3 dientes de ajo
  • 1/2 limón
  • Perejil fresco
  • Comino molido
  • Pimienta
  • Aceite
  • Sal
  • 50g nueces

Para la bechamel

  • 500ml leche de almendras casera
  • 40g harina de garbanzos
  • 40ml aceite de oliva virgen extra
  • Nuez moscada
  • Pimienta
  • Sal

Receta vegana de musaka griega con bechamel sin gluten

Elaboración

  1. Pela las berenjenas y córtalas en láminas de medio cm de grosor aproximadamente.
  2. Sofríelas en una sartén antiadherente con un poquito de aceite teniendo mucho cuidado de que no se rompan. 
  3. Cuando las láminas de berenjena estén tiernas y doradas por los dos lados sácalas y déjalas escurrir para que suelten el aceite sobrante.

Del relleno

  1. Pon a remojo la soja texturizada.
  2. Pica la cebolla en trocitos y sofríela en una sartén con un chorrito de aceite dándole vueltas de vez en cuando hasta que esté bien pochada.
  3. Pica la zanahoria y el apio en trocitos pequeños y añádelos a la sartén con la cebolla. Sigue sofriendo unos 5 minutos más.
  4. Añade el tomate, una cucharadita de comino, una pizca de pimienta y otra de sal y sigue sofriendo durante 20 minutos más. 
  5. Trocea el calabacín en cubitos de 1 cm de lado aproximadamente, añade a la sartén y sigue sofriendo unos 10 minutos más hasta que el calabacín esté tierno. Reserva.
  6. Cuela la soja y sofríela en una sartén a fuego medio con un chorrito de aceite. 
  7. Pica mientras tanto el ajo y añádelo a la sartén transcurridos unos 5 minutos, una vez que la soja esté doradita.
  8. Añade también el perejil picado, una pizca de pimienta, otra de sal y el zumo del 1/2 limón.

De la bechamel

  1. Calienta ligeramente en un cazo el aceite.
  2. Añade la harina, mézclala bien con el aceite y remuévela unos 3 minutos para que se cocine.
  3. Añade una cucharadita de nuez moscada, una pizca de pimienta y otra de sal.
  4. Ve añadiendo muy poco a poco la bebida de almendras mientras remueves sin parar.
  5. Una vez que hayas acabado de añadir la bebida de almendras, sigue removiendo sin dejar de hacerlo hasta que se cree una consistencia ligeramente más densa.

Del montaje

  1. En la bandeja haz una capa con la tercera parte de las láminas de berenjena estiradas como base para la musaka.
  2. Encima pon la mitad del relleno.
  3. Añade otra capa de berenjena.
  4. Pon una capa de bechamel por encima de la berenjena.
  5. Encima pon la otra mitad del relleno.
  6. Añade otra capa de berenjena.
  7. Pon una capa más de bechamel por encima de la berenjena.
  8. Pica y reparte las nueces por encima.

Receta vegana de musaka griega con bechamel sin gluten



Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *