Select Page

De entre todas las recetas veganizadoras que hago, yo diría que esta boloñesa de soja texturizada es una de las más triunfadoras.

La soja texturizada es uno de los productos con los que más recientemente he comenzado a experimentar. Para mí ha sido toda una sorpresa lo fácil que es de conseguir y de cocinar, lo asequible que resulta y la gran cantidad de proteínas que tiene. Además tiene una gran versatilidad y una textura tan similar a la carne picada que, bien sazonada, ya ha conseguido confundir y conquistar a los más carnívoros al probarla en mis platos.

Siendo muy sincera, yo no echo nada de menos comer carne y desde que dejé de cocinarla, abrí mi abanico de posibilidades en la cocina enormemente. Me motivé a ser más creativa, a investigar diferentes técnicas y con una mayor diversidad de ingredientes y así descubrí que la alimentación vegetal es tan o más variada que una dieta omnívora convencional.

Mi disfrute en la cocina y a la hora de comer se multiplicó pero… Hacer descubrimientos como esta receta y darme cuenta de que una alimentación basada en vegetales no solo es más divertido y variado sino que además tampoco significa renunciar a comer los platos convencionales que adoraba en el pasado, ¡la verdad es que me alegra la vida!

Es una pregunta común entre algunos carnívoros que conozco: “¿Y si no quieren comer carne, por qué quieren hacer platos que la imiten?”

Bueno, la verdad es que me cuesta creer que no se respondan ellos mismos a esa pregunta. Tiene tan sencilla respuesta que me cuesta creer que ellos mismos no lleguen a la conclusión y se me hace duro gastar tiempo en responderla pero haré el esfuerzo aquí una vez para enviarles a este artículo a partir de ahora y no tener que responderla más, jaja.

Es tan simple como que dejar de comer carne es una decisión que habitualmente se toma por respeto y amor a los animales, por salud, por razones medioambientales o políticas… Pero en casi ninguno de los casos hay personas que dejen de comer carne porque no quieran disfrutar de recetas deliciosas que tradicionalmente se preparan con carne. Además, la mayoría de las personas que han reducido o eliminado los ingredientes de procedencia animal en su alimentación, antes comían esos “productos” (no me convence nada ese término cuando hablo de animales) con lo cual son recetas que también pueden tener un componente emocional nada despreciable.

Y a mí me encanta comer, por si no se nota. Así que la pregunta para mí más bien debería ser: ¿por qué iba a dejar yo de saltar de alegría cada vez que descubro que una de las recetas convencionales que adoraba en el pasado tiene su equivalente igual de delicioso en el mundo vegetal sin tortura animal, siendo una opción mucho más saludable y disminuyendo increíblemente el daño medioambiental? ¡Todo son ventajas!

En cualquier caso y tras este debate, como decía, esta boloñesa de soja texturizada es un plato ante el que tod@s se rendirán. Así que, si quieres enamorar a algún vegano, vegetariano, flexitariano o ¡incluso a algún carnívoro! a través del paladar, te recomiendo por completo que pruebes con esta receta. Creo que se olvidará del debate y desde luego no echará de menos la carne. De hecho puede que te pregunte que si de verdad no lleva carne, como me preguntaron a mí.

Receta de salsa de boloñesa vegana con soja texturizada

Utensilios

  • Sartén
  • Olla
  • Colador
  • Cuchillo
  • Tabla

Ingredientes para 3 raciones

Para la salsa

  • 500g cebolla
  • 2 ramas de apio
  • 100g soja texturizada
  • 600g tomate triturado
  • 3 dientes de ajo
  • 1/2 limón
  • 1 puñadito de hojas de perejil fresco
  • 1c comino molido
  • 1 pizca de pimienta
  • 1 pizca de sal
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Avellanas muy finamente picadas (opcional)

Para la pasta

  • 300g de pasta de legumbres
  • 2 hojas de laurel
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal

Elaboración

De la salsa

  1. Pon a remojo la soja texturizada durante 30 minutos.
  2. Pica la cebolla en trocitos y sofríela en una sartén con un chorrito de aceite dándole vueltas de vez en cuando hasta que esté bien pochada.
  3. Pica el ajo muy finamente y el apio en trocitos pequeños y añádelos a la sartén con la cebolla. 
  4. Escurre bien la soja y añádela a la sartén para sofreírla también durante unos 5 minutos más.
  5. Añade también el perejil picado, una cucharadita de comino, una pizca de pimienta, otra de sal y el zumo del 1/2 limón. Retira de la sartén y reserva.
  6. Añade a la sartén el tomate triturado con un chorrito de aceite de oliva. Tápalo y sofríelo durante 20 minutos más removiéndolo a menudo para que no se pegue. 
  7. Mezcla bien el tomate frito con la mezcla anterior.

De la pasta

  1. Lleva a ebullición agua abundante en una olla.
  2. Añade el laurel, un chorrito de aceite, una cucharadita de sal y la pasta.
  3. Mantén destapado con el agua hirviendo suavemente y remueve de vez en cuando durante 9 minutos o hasta que la pasta esté tierna a tu gusto. 
  4. Cuélala, déjala escurrir, sírvela con la salsa por encima y espolvorea las avellanas. 

Y, sobre todo, cuando la pruebes, no olvides decirme qué te ha parecido en los comentarios ; )

Sugerencia: aunque la boloñesa típicamente acompaña a la pasta también está deliciosa con arroz o con verduras como las coles (las cuales, como siempre digo no son verdura de mi devoción así que activo mi súperpoder creativo al máximo para encontrar maneras de cocinarlas que me las hagan apetecibles, y combinarlas con boloñesa de soja es una de las mejores).

Receta de salsa de boloñesa vegana con soja texturizada